¿Por qué las mujeres no quieren sexo?

Lógicamente, el título es una generalización y hay como siempre todos los casos, pero en general, es evidente que ellas tienen una mucha menor atracción por el sexo que nosotros. Nosotros siempre queremos, somos seres "fáciles" y, sin embargo, para que una chica quiera hay que hacer el pino. Es evidente, no tenéis más que preguntar a ellos.

Me estoy refiriendo al sexo digamos "de primera relación", con una persona "nueva", no al sexo ya dentro de una pareja asentada. En el caso de una pareja asentada, dentro de esa estabilidad que muchas veces exige y necesita la mujer para tener relaciones, el nivel de deseo sexual se acerca mucho más, aunque en general nosotros siempre queremos más.

En las relaciones esporádicas, el chico prácticamente siempre tiene que tomar la iniciativa, dar el paso, hacer el gilipuertas, el gracioso, dar confianza o ir de lanzao para tener una divertida y placentera relación sexual con esa chica que le gusta. En cambio ella generalmente toma una actitud pasiva, la actitud fácil de dejarse seducir e incluso de dar un portazo con un "no" desdeñoso para subir peldaños en su autoestima.

Hay babosos que dan asquito, borrachos, pasados y oliendo mal, es evidente, pero hay "babosos" legales y educados que simplemente quisieran una relación sexual, algo natural, divertido, placentero, de lo que uno puede aprender y ser una experiencia enriquecedora. Esos "babosos-amigos" generalmente sufren la indiferencia cuando no el simulado desprecio de una chica estrecha de miras que se jacta del número de veces que rechaza una propuesta. Por supuesto no estoy proponiendo que ellas acepten sexo de cualquiera, pero entre eso y lo que ocurre en la realidad hay un abismo.

El origen de que ellas normalmente "no quieran" es probablemente genético, un efecto de la evolución y de la protección de la especie. Ellas eligen y controlan el tema, la naturaleza y la evolución les ha dotado de unos ciclos y de una actitud para no dejar que los embarazos y las lactancias sean muy seguidas. En el caso humano la lactancia no requiere un especial esfuerzo metabólico pero en muchas especies supone una depleción de recursos que no sería sostenible si no hubiese ese rechazo casi constante al "portador de la semillita".

Genética y evolutivamente hablando nosotros somos meros transportadores de semillas que dan variabilidad genética y fortaleza física a la especie, por eso nos pasamos el día "luchando" entre nosotros (en el caso humano sublimado en competiciones civilizadas). Ellas, en cambio, tienen un papel en la naturaleza mucho más importante. Son claves para la supervivencia de la especie, para el acto primordial que es la gestación y el crecimiento inicial y no pueden permitirse el lujo de tener igual libido continua que nosotros porque esos partos tan continuados harían una especie con menos posibilidades de sobrevivir. Todo tiene que ir a su ritmo y, en general, ese ritmo lo marcan ellas. 

 
 
Comments